Nuevo libro retrata la historia del Templo de La Soledad

“La iglesia de La Soledad” es el nombre de un nuevo libro que hace un recorrido histórico pastoral de esta Iglesia en el centro de San José. “Ésta es una de las iglesias ícono de la capital.

En este libro, su autor Gustavo Adolfo Soto Valverde recorre la historia, la construcción, la presencia pastoral y el renacer de un templo que había caído en el abandono por décadas.

El autor desarrolló con una profunda rigurosidad científica esta obra, de la cual se imprimieron pocas copias pues además está la opción de que las personas interesadas puedan descargarlo a través de un código QR en PDF en sus dispositivos de manera gratuita.

“Documentos como el que presentamos, son esencialmente, servicios a la sociedad costarricense y añadiría, actos de justicia. Servicio, en cuanto rescatar la memoria histórica, siempre será reconocer quienes, y de qué forma han contribuido a forjar la identidad nacional, de modo que las generaciones futuras, comprendan que no son hijos de las piedras, como afirmaba don Joaquín García Monge, en sus palabras en el acto de Inauguración del Monumento Nacional en setiembre de 1921, sino que provienen de una historia y de una tradición a la cual deben honrar. Y justicia, en cuanto es fundamental reconocer, y no hacerlo por perjuicio o moda sería poco noble, el aporte que la Iglesia Católica ha brindado al alma nacional, a la configuración de su identidad y más aún, a grandes conquistas humanas y materiales, que hoy nos colocan como una sociedad de excepción en el contexto de las naciones, ya no de América Latina, sino del mundo”, destaca el Presbítero Carlos Humberto Rojas, Párroco de la Iglesia La Soledad.

El sacerdote destaca aspectos como que los templos ubicados en centro de la ciudad capital, reúnen en su interior, lo mejor del arte y de la arquitectura religiosa que existía en los tiempos en los que fueron diseñados y construidos: imágenes tirolesas, órganos y cristales alemanes, mármoles italianos, vitrales franceses y belgas y más.

Deja una respuesta