Pilotaje en región Brunca promueve una ganadería más sostenible

La Corporación Ganadera (Corfoga) y el Programa SCALA FAO-PNUD lanzan el primer pilotaje para identificar y monitorear la aplicación de buenas prácticas de manejo y producción de carne bovina libre de pérdida de cobertura boscosa.

“El pilotaje se estará realizando en la región Brunca para probar la norma, sin embargo, posteriormente se estará escalando a nivel nacional, a fin de poder contar en el mercado con un producto certificado libre de deforestación y al pastoreo. De esta manera, las fincas ganaderas bovinas a nivel nacional podrán optar por cumplir de forma voluntaria con uno o más de los niveles establecidos en el documento normativo; lo anterior, de acuerdo con su condición de desarrollo empresarial y con el puntaje obtenido en la evaluación”, señaló Luis Diego Obando Espinach, director ejecutivo de Corfoga.

Para el pilotaje se identificaron quince fincas ganaderas que están interesadas en obtener una guía que les ayude a mejorar los procesos internos de administración y registro de sus fincas, así como el manejo y la alimentación que se le brinda al ganado. Esto con el objetivo de garantizar un uso adecuado de los suelos, el agua y los recursos para generar mayores rendimientos de productividad en las fincas.

“Este piloto es una oportunidad única para potenciar y replicar en el país una ganadería más sostenible, que evite la degradación de los bosques, garantice la disponibilidad de alimentos y genere más empleos. Además de proteger la naturaleza y desarrollar una gestión adecuada de la tierra, el agua y los recursos naturales para las futuras generaciones”, dijo Andrea Padilla, representante asistente de la FAO en Costa Rica.

Las fincas ganaderas que cumplan con todos los estándares de calidad, recibirán un incentivo económico y certificado que permitirá que las personas consumidoras obtengan información confiable sobre el origen de la carne y las prácticas de manejo sostenible que llevó a cabo la finca.

Los datos del último Censo Nacional Agropecuario indican que las personas ganaderas costarricenses se comprometen a cuidar y conservar alrededor del 18% de los bosques fuera de las áreas de protección del Estado.

El lanzamiento del pilotaje fue posible con la colaboración del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Osa Conservación, la Cámara de Productores Unidos y la Cámara de Ganaderos Independientes del Sur.

Según la FAO, la ganadería puede disminuir sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la captura de carbono, a través de un correcto manejo de suelos y pastos, ayudando a las personas productoras a optimizar la productividad del ganado para mejorar los medios de vida rurales, la seguridad alimentaria y nutricional, y mitigar los efectos provocados por el cambio climático.

Actualmente, en Colombia, la experiencia exitosa de la marca Orinoco Green Beef demuestra que la implementación de una norma diferenciada brinda un valor agregado al producto cárnico, facilita la trazabilidad, fomenta la biodiversidad, y reduce la intermediación del producto para beneficiar directamente a la persona productora.

Orinoco Green Beef surgió como una estrategia de un grupo de personas ganaderas en Casanare, Colombia, que identificaron una oportunidad para adaptarse hacia una ganadería más sustentable, y que permitió que el mercado les reconociera un precio justo y diferenciado hasta más de un 15% por el producto cárnico.

El Programa SCALA en Costa Rica es un esfuerzo conjunto entre el MAG, el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el que se trabaja en una agenda de acción climática para fortalecer al sector agropecuario y conservar el medio ambiente.

Deja una respuesta