Cerca de 200 motocicletas recorrieron la Ruta 27 con regalos para niños

Este domingo 11 de diciembre la Ruta 27 y varias calles de Santa Ana y El Coyol fueron escenario de una inusual caravana de regalos en la que participaron cerca de 200 motociclistas para llevar alegría a a 250 niños vecinos de Monserrat, El Carmen y Montecillos de Alajuela, así como menores de Barrio Cuba.

Ésta es una iniciativa llamada Toy Run que nació hace 15 años por parte de la Asociación Costarricense de grupos Motos Clubs Costa Rica, a la cual se sumó la Concesionaria Ruta 27 desde hace algunos años con el objetivo de llevar ilusión a muchos niños en condición de pobreza.

La fiesta y entrega de los obsequios se llevó a cabo en el Gimnasio de Barrio Cuba; ahí hubo inflables, música, comida y la adrenalina de “una vuelta en moto”. Fue un gran festejo con regalos que además de un juguete, incluyen paquetes de ropa para todos los niños.

Montserrat Courrau, Jefa de Comunicación de Ruta 27 aseguró que para la concesionaria y sus colaboradores es muy satisfactorio contribuir en una temporada tan especial con niños que requieren de una mano amiga. “Ruta 27 siempre busca involucrarse y apoyar a las comunidades, este es el segundo año que nos unimos a esta iniciativa, que nos llena mucho. Son actividades que los compañeros no dudan en colaborar y que la empresa también acoge para hacer diferente y mejor la navidad de decenas de niños.”, comentó.

Apoyo en carretera. Con la intención además de ayudar con esta bonita actividad y su recorrido, la Concesionaria Ruta 27 abrió un peaje de Escazú para el paso de los motociclistas, quienes, para llevar a cabo esta entrega con el mayor orden vial posible, se organizaron designando a algunos compañeros que se encargarán de regular los cruces de carretera para evitar accidentes.

“Agradecemos la colaboración de la Concesionaria porque sabemos que esta celebración involucra un presupuesto muy alto por la logística y porque también se unen con la contribución de obsequios para niños que merecen un rato de alegría… Con actividades como éstas queremos heredar a las futuras generaciones de motociclistas el deseo y la responsabilidad que debemos de tener con los más necesitados. Es una manera de contribuir a conservar los valores de solidaridad en nuestra sociedad”, comentó David Porras, Representante de la Asociación Costarricense de Motoclubes.

Deja una respuesta